«

»

may
13

Inventillos I: un aparato para medir el par de un motor

He aquí un ejemplo (y la historia que hay detrás) de esas pequeñas o grandes inventivas sloteras que, por suerte, no se han quedado en el etereo mundo de las ideas, sino que ha sido posible sentir el placer de verlas hechas realidad. Desde aquí quiero rendir homenaje a todos aquellos que tengan alma de inventores en nuestro hobby, que son muchos, ya lo creo…

Inventillo I. Medición del Par de un Motor

Fue a finales del año 2005. Una competición de camiones me tenía distraido y envuelto en múltiples pensamientos. Debía arreglar el problema de la carrera anterior, donde una enorme falta de freno me hizo padecer el pilotaje de un camión incontrolable.

Sabía que tenía que bajar la relación al máximo, pero eso lo harían todos. Necesitaba algo más.

En la teoría sobre motores ya había leido a varios compañeros, generalmente electrónicos, sobre la forma en que el par de un motor es una medida que nos informa de su capacidad de aceleración y freno.

Quise profundizar en este concepto. y pasé a estudiar más detenidamente las características de los motores de slot: revoluciones, consumo, par, atracción magnética…

Las mediciones empíricas que tomé sobre revoluciones y consumo evidenciaban que éstas diferían de lo tasado por el fabricante y mucho más si se realizaban en momentos distintos de la vida de un motor.

Así pues, si esto ocurría con las revolucioners y el consumo, no era descabellado suponer que el “par” enunciado en la etiqueta fuese igualmente meramente indicativo y potencialmente variable.

¿Debía pues fiarme de la medida de par facilitada por el fabricante?

Concluí que si tratábamos de discriminar un motor entre diferentes marcas, aquellos valores sí podían servir en la mayoría de los casos, esto es, siempre que entre ellos se reflejasen amplias diferencias. No obstante, para motores de un mismo modelo o de características similares estaba claro que las medidas del fabricante no eran fiables. De modo que, si quería elegir el mejor motor para mi camión, entre varios similares, había de usar aparatos de medida que me ayudaran a obtener el verdadero valor de cada una de sus principales características.

Llegado hasta aquí, puede comprobar con sorpresa que, al contrario que las revoluciones, el consumo o la atracción magnética, no existía ne el mercado ningún aparato específico para conocer el par de un motor de slot. Debía pues procurarme algún modo casero de obtenerlo.

Fue una tarde, cuando llamé a mi amigo Emilio, compañero de inventivas, para decirle, “ya se como medir el par”.

Fabriqué entonces el aparato que muestro a continuación y sobre el que podéis ver más detalles aquí

motoresslot05.jpg

Gracias a él conseguí discriminar el motor con más Par (y por ende más freno) de entre varios Ninco NC6, que era el modelo con el que debía equiparse el camión durante la carrera.

Como podéis imaginaros, tras ese curre, no cabía más que ganar, como así fue. Constituyendo, dentro de mis escasas victorias, una de las que guardo un recuerdo más entrañable.

A la semana siguiente, me encontré que un aficionado preguntaba en un post de slotadictos sobre la forma de medir el par, y decidí contar allí la experiencia.

Mi sorpresa fue mayúscula al comprobar que otro aficionado, al parecer electrónico y entendido en la materia, un tal “xlot”, se hacía eco del inventillo y, considerándolo una novedad, me pedía permiso para publicarlo en slotforum. (Pese a que a fecha de hoy han quitado las fotos, aún se puede ver la discusión y el trabajo realizado por otros aficionados a partir de la idea)

Unos meses después, un activo conocido forero de slotadictos, “nep72″, publicó en una revista de slot, un artículo describiendo un método para medir el par de un motor usándo el mismo concepto que, humildemente y con mis más que evidentes limitaciones electrónicas (soy economista), había descrito ya unos meses antes en el mismo foro donde él participaba.

¿Coincidencia? ¿Casualidad?

par1

La verdad es que me enfadé un poquito con él, por privado, ya que, si bien es posible que el invento ya existiera, como él argumentaba, lo cierto es que nadie lo había hecho público antes que yo, y él lo sabía, por lo que una mención no hubiera estado de más.

No obstante, decidí no darle más importancia. Es el riesgo que tiene compartir las cosas. Mientras uno espera que le sirvan a otros, hay quién va más allá y las toman como suyas, que le vamos a hacer.

Pero este artículo va precisamente de eso. De observar como una idea expuesta originalmente en un momento dado puede evolucionar hasta convertirse en realidad, incluso hasta alcanzar ámbito comercial.

Y es aquí donde quería llegar, a la empresa Avant Slot, que el año pasado, sacó al mercado este precioso medidor de par…

torque.jpg

que si comparamos con esta foto vemos como, efectivamente, hay ideas que, afortunadamente, se hacen realidad…

par7.jpg

Hasta el siguiente inventillo…